Los orígenes de la música electrónica y su evolución

La electrónica se puede entender como todo tipo de música que utiliza para su creación una serie de instrumentos que usan energía eléctrica para producir sonidos, así como aquellas tecnologías que han sido desarrolladas especialmente para este cometido. En términos generales, se diferencia de aquellos géneros que emplean medios electromecánicos, aunque también se pueden combinar entre sí.

Para entender mejor esa diferencia, es necesario tener en claro que existen dispositivos capaces de producir ese tipo de sonidos únicamente de forma mecánica. Tal es el caso del Telarmonio, un instrumento desarrollado durante inicios del siglo xxx de tipo electrónico y polifónico. Además está el órgano Hammond, que funciona en base a los principios básicos del electromagnetismo y el hecho de amplificar las ondas mediante el uso de altavoces. Asimismo se encuentra la guitarra eléctrica, uno de los instrumentos más populares en esta categoría.

Por otro lado, existen instrumentos que son capaces de producir sonidos netamente por medios electrónicos. El Theremín, por ejemplo, es un instrumento de tipo musical concebido en Rusia por el inventor Lev Sergeyevich Termen, quien en 1919 presentó al mundo uno de los primeros instrumentos de este tipo. Entre sus particularidades se distingue el hecho de que el contacto físico no es necesario para operarlo. Los sintetizadores de sonido y las computadoras acondicionadas también están incluidos en este grupo.

En la década de los años veinte es cuando se empieza a manifestar una fuerte presencia en la indagación científica y tecnológica en el ámbito musical, la cual tendría como consecuencia la invención de varias formas primitivas de instrumentos electrónicos. Tal es el caso del Theremín, antes mencionado. Con el que se pudo llevar a cabo las primeras composiciones que dejaban de lado los instrumentos acústicos. En 1929 se compuso la que vendría a ser la primera obra musical especialmente creada en función al Theremín, su concepción sería posible gracias al trabajo de Joseph Schillinger.

musica-para-un-rave

Durante el año 1927, y a consecuencia de los estudios e investigaciones realizados por J. A. O’Neill, quien estuvo influenciado por los principios planteados por Oberlin Smith y las creaciones de Valdemar Poulsen, es que nace un dispositivo capaz de realizar grabaciones utilizando una suerte de cinta recubierta de manera magnética.

Ese dispositivo seguiría evolucionando, impulsado en gran medida por los usos estratégicos que se le dieron en plena Segunda Guerra Mundial. De esa forma, abrió un nuevo mundo de videos porno para los músicos, ingenieros de sonido, compositores y productores. La cinta de audio magnética tenía un precio relativamente bajo, era confiable, y la fidelidad en la reproducción superaba con creces a otros medios desarrollados en esa época.

La música electrónica estuvo asociada en occidente con lo que se conoce como “música culta”; que se entiende como todos aquellos géneros que poseen implicaciones costumbristas o teóricas muy avanzadas. Desde finales de los 90’s, la disponibilidad y los precios asequibles en tecnología musical han facilitado su popularización. Actualmente ofrece mucha variedad tanto en técnica como en valor compositivo, comprendiendo estilos experimentales y también aquellos que están relacionados con el baile.