Historia de la música House

Desde las raíces a 1985

Guste o no, el House fue un claro descendiente de la música Disco, estilo que ya existía 10 años antes de que los sonidos electrónicos irrumpieran fuera de Chicago. Durante este periodo de tiempo tuvo la oportunidad de sufrir las consecuencias de la explotación comercial y los prejuicios raciales y sexuales que culminaron con la campaña del “Disco Sux”. Finalmente, acabó por hundirse bajo el peso de las malas versiones Disco de temas Pop y por el incremento de producciones que simplemente no eran buenas. Pero la escena underground ya había pasado página y comenzaba a desarrollarse un nuevo estilo más profundo y más adecuado para la pista de baile.

La música Disco produjo las primeras versiones en 12″ especialmente diseñadas para DJ’s, que incluían largas percusiones preparadas para mezclar. Muchos de estos temas han sido reversionados a lo largo de la última década, introduciendo nuevos elementos como efectos y sonidos sintetizados que nunca antes habían sido escuchados.

Pero no solo fue la música americana la que influenciara los comienzos del House. El Electro-pop de los ingleses Depeche Mode y Soft Cell, el sonido Disco de Giorgio Moroder y Klein & MBO y las miles de producciones italianas eran inmensamente populares en areas urbanas como Chicago y New York.

Una de las razones de su popularidad fue gracias a dos clubs que simultáneamente rompieron barreras entre razas y preferencias sexuales, dos clubs que pasaron a la historia de la música de baile – el Warehouse de Chicago, con Frankie knucles y el Paradise Garage de New York, con Larry Levan.

Desde un comienzo hubo diferencias entre New York y Chicago. “Los temas que venían de New York no pasaban de medio o bajo tempo, y los chicos de Chicago no querían eso toda la noche, necesitaban más energía”, comentaba Frankie Knucles después de su movida en Chicago.

Todavía se discute sobre cual fue el primer disco House, aunque seguramente fue creado por Jessie Saunders para el sello Mitchball, probablemente Z Factor’s “Fantasy”. Este disco, hoy día puede sonar extremadamente antiguo, pero años atrás resultó ser como un sonido sacado de otro planeta.

En 1985 estaba claro que algo grande estaba a punto de suceder. Ron Hardy, quien se convirtió en la columna vertebral de la escena club de Chicago, empezó a pinchar en The Music Box al mismo tiempo que Frankie Knucles dejaba Warehouse, y otros Dj’s como Farley y el Hot Mix 5, quien llevó a cabo los mix shows en la radio WMBX, se hicieron un nombre propio. Pero hacer discos no era la prioridad para la mayoría de los DJ’s; ellos creaban música específicamente para pinchar en los clubs. Larry Heard y Robert Owens, después de conocerse como Fingers INC, y Steve Hurley experimentaron con ritmos básicos antes de dar el paso hacia el vinilo.

“Empecé a centrarme en crear mi propia música” dice Hurley. “Hacia temas para pinchar como DJ, no realmente pensando en producir, sino en tener algo para pinchar que los demás no tuvieran. Uno de esos temas, “Music is the key”, tuvo tanta repercusión que decidí invertir dinero con otro tío, quien resultó ser Rocky Jones, y sacar el disco.”

Esta fue la ocasión del comienzo de DJ International Records, uno de los dos sellos que daban la oportunidad a todos aquellos aspirantes a productores en la ciudad, a crear su música en vinilo. El otro, Trax Records de Larry Sherman, se creó pensando en irrumpir en un mercado más comercial.

Mientras tanto, las cosas empezaban a funcionar en Nueva York, aunque la evolución era mucho mas lenta. Mixers como Larry Levan, Tony Humphries, Timmy Regisford y Boyd Jarvis, quienes seguían los pasos de Shep Pettibone y Jellybean Benitez, se estaban haciendo un hueco como remixers, empujados y apoyados por el contundente sonido de club de Colonel Abrams, que empezó a conocerse como Garage y que tomaba forma con producciones de sellos como Supertonics, Easy Strees y Ace Beat.