Glitch, un grupo de música electrónica que promete algo nuevo, fresco y original

glitch

Las nuevas tendencias electrónicas vienen marcadas por la tecnología de tal forma que la actitud creativa de los músicos viene dictada por la influencia de las herramientas con las que trabaja más que en ningún otro momento de la historia, así como xvideos al buscar vídeos xxx nuevos. Si bien es cierto que la música electrónica se supone que gira en torno a la tecnología electrónica, al igual que una buena parte de la electrónica experimental de los 80’s y 90’s se centró en la exploración de las nuevas herramientas de creación y manipulación de sonidos -como el sampler y distintos tipos de síntesis-, las nuevas herramientas informáticas han permitido al músico trabajar en un entorno donde la información es la verdadera protagonista.
La capacidad de trabajar de un modo multidisciplinar y multidireccional rápida y fácilmente, y de transformar de forma drástica y comunicar ésta información, han traído como consecuencia nuevas tendencias post digitales como el Glitch, o la música microscópica (síntesis granular).

 

El Glitch (estética basada en el error y detrito digital) ha reunido en Madrid su interés a un número de creadores que investigan en torno a este nuevo movimiento, como Coeval, Paul Webb, o Cnoi. Se trata de un grupo de artistas cuyo acercamiento musical no es académico, sino más bien autodidacta. La utilización de una serie de programas de software que permiten la creación digital de un modo instintivo -como Max, AudioSculpt o SMS- ha permitido la aparición de una nueva corriente dentro de la denominada música contemporánea lejos de conceptos académicos como el control absoluto del medio creativo. Por el contrario, la actitud del movimiento Glitch se basa en el error como consecuencia de la falta de dominio absoluta del hombre sobre la tecnología, y la exploración de sus límites.

 

Este acercamiento musical en torno al error fue iniciado originalmente en los años 50’s por compositores como John Cage, Oskar Fischinger, y posteriormente retomado por artistas como Pansonic, Oval, Noto, Taylor Deupree, o Kim Cascone. Este último es uno de los principales exploradores de esta estética sonora, habiendo realizado numerosos trabajos, así como ofrecido conferencias y escrito artículos centrados en el Glitch. Tal como Cascone comenta: “El medio ya no es el mensaje en la música Glitch: la herramienta se ha convertido en el mensaje. La técnica de exponer mínimas pociones de errores digitales y artefactos para sus propios valores sonoros ha ayudado a atravesar las barreras de los conceptos de la música, pero a su vez nos ha forzado a examinar nuestras pre-concepciones sobre los errores y la basura sonora con más cuidado.”

 

Parte de la actitud de las composiciones Glitch se basan en el principio deconstructivo de reducir a lo más mínimo la cantidad de información, en un proceso más sustractivo que aditivo. Esto es posible gracias a las actuales herramientas digitales donde toda la información (los sonidos) son reducidas a números, por lo que la más mínima alteración de dicha información puede provocar los más drásticos e insospechados cambios en el resultado. Así mismo, las cantidad de parámetros con los que el artista juega en esta disciplina es tan numerosa que éste es prácticamente forzado a tomar decisiones o bien instintivas o bien aleatorias.
Con éste espíritu en el que el proceso es tan importante como lo es el resultado, el dúo Coeval ha creado un proyecto interactivo Internet que, bajo el nombre de The Infinity Project, busca la continua transformación de Residuos Sonoros Digitales mediante la interacción de múltiples usuarios. Cada usuario puede procesar continuamente dicho material, el producto de cada proceso es publicado nuevamente manteniendo así un bucle de creatividad infinita.

 

El interés de Coeval por la arquitectura y artes digitales diversas les ha llevado también al desarrollo de proyectos paralelos, como la planificación de futuras instalaciones multidisciplinares de arte contemporáneo o la creación y diseño de aplicaciones informáticas en entorno de programación Max/Msp con el fin de generar programas de libre utilización dedicado al proceso digital del sonido. Otro de los artistas implicados en éste movimiento Glitch es el técnico informático británico Paul Webb. Webb, residente en Madrid, ha trabajado en el campo del sonido digital y arte interactivo por ordenador desde 1991, y -a través de su compañía Robot Software- está centrado el uso de técnicas de programación y algoritmos, estéticas informáticas digitales y estrategias interactivas para arte generativo.

Paul ha mostrado trabajos en reconocidas conferencias internacionales como el 3Sonic Art Network Conferences, en el Reino Unido, además ha participado en varias muestras colectivas de arte digital/electrónico, así como realizado conciertos musicales individuales en eventos diversos y universidades.

Los orígenes de la música electrónica y su evolución

La electrónica se puede entender como todo tipo de música que utiliza para su creación una serie de instrumentos que usan energía eléctrica para producir sonidos, así como aquellas tecnologías que han sido desarrolladas especialmente para este cometido. En términos generales, se diferencia de aquellos géneros que emplean medios electromecánicos, aunque también se pueden combinar entre sí.

Para entender mejor esa diferencia, es necesario tener en claro que existen dispositivos capaces de producir ese tipo de sonidos únicamente de forma mecánica. Tal es el caso del Telarmonio, un instrumento desarrollado durante inicios del siglo xxx de tipo electrónico y polifónico. Además está el órgano Hammond, que funciona en base a los principios básicos del electromagnetismo y el hecho de amplificar las ondas mediante el uso de altavoces. Asimismo se encuentra la guitarra eléctrica, uno de los instrumentos más populares en esta categoría.

Por otro lado, existen instrumentos que son capaces de producir sonidos netamente por medios electrónicos. El Theremín, por ejemplo, es un instrumento de tipo musical concebido en Rusia por el inventor Lev Sergeyevich Termen, quien en 1919 presentó al mundo uno de los primeros instrumentos de este tipo. Entre sus particularidades se distingue el hecho de que el contacto físico no es necesario para operarlo. Los sintetizadores de sonido y las computadoras acondicionadas también están incluidos en este grupo.

En la década de los años veinte es cuando se empieza a manifestar una fuerte presencia en la indagación científica y tecnológica en el ámbito musical, la cual tendría como consecuencia la invención de varias formas primitivas de instrumentos electrónicos. Tal es el caso del Theremín, antes mencionado. Con el que se pudo llevar a cabo las primeras composiciones que dejaban de lado los instrumentos acústicos. En 1929 se compuso la que vendría a ser la primera obra musical especialmente creada en función al Theremín, su concepción sería posible gracias al trabajo de Joseph Schillinger.

musica-para-un-rave

Durante el año 1927, y a consecuencia de los estudios e investigaciones realizados por J. A. O’Neill, quien estuvo influenciado por los principios planteados por Oberlin Smith y las creaciones de Valdemar Poulsen, es que nace un dispositivo capaz de realizar grabaciones utilizando una suerte de cinta recubierta de manera magnética.

Ese dispositivo seguiría evolucionando, impulsado en gran medida por los usos estratégicos que se le dieron en plena Segunda Guerra Mundial. De esa forma, abrió un nuevo mundo de videos porno para los músicos, ingenieros de sonido, compositores y productores. La cinta de audio magnética tenía un precio relativamente bajo, era confiable, y la fidelidad en la reproducción superaba con creces a otros medios desarrollados en esa época.

La música electrónica estuvo asociada en occidente con lo que se conoce como “música culta”; que se entiende como todos aquellos géneros que poseen implicaciones costumbristas o teóricas muy avanzadas. Desde finales de los 90’s, la disponibilidad y los precios asequibles en tecnología musical han facilitado su popularización. Actualmente ofrece mucha variedad tanto en técnica como en valor compositivo, comprendiendo estilos experimentales y también aquellos que están relacionados con el baile.

La música electrónica y su influencia en la cultura popular

El género musical conocido como “electrónica” hace referencia a una amplia gama de variaciones de este tipo de música, que se pueden diferenciar entre sí dependiendo su uso. Hay géneros que esencialmente sirven para escucharse, otros que tiene como objetivo el baile, aquellos que son utilizados como música de fondo, entre otras formas que estarán ligadas a actividades particulares, así como en la industria adulta existen lugares como youporn o youjizz, en la música también existen un montón de sitios y géneros que esperan a ser descubiertos por el oído más catador y especial.

Aunque en la actualidad muchas personas tienden a asociar la electrónica como una música que exclusivamente sirve para bailar, a razón de la popularidad del EDM; siglas que en el idioma inglés se interpretan como “electronic dance music”. Es necesario aclarar, como antes se ha explicado, que este género ha sido definido de manera imprecisa, y dependerá mucho de la actividad a la cual se le asocie, aunque también tendrá distintas clases de connotaciones, en relación a aspectos como las regiones geográficas y el periodo de tiempo donde se haya desarrollado.

musica-electronica

Este género ha ganado gran fama en el ámbito comercial durante los últimos años, incluso siendo usado en grabaciones tipo “crossover”. Un término en inglés que hace alusión a mezclar dos estilos cuyo origen sea disímil, creando una composición que fusiona dos arreglos rítmicos que usualmente no se combinarían. Si se analizan en el plano histórico los gustos y preferencias musicales durante finales de los años setenta e inicio de los ochenta, en países como Estados Unidos y aquellos influenciados por su cultura, se puede encontrar una clara presencia de la electrónica formando parte de muchas canciones populares de la época. Fue clave para la creación de sonidos nuevos en la música pop y rock de los 80’s.

El nombre que recibe nace a finales de la década del setenta, como consecuencia de haberse integrado progresivamente en el mercado “mainstream”; que se entiende como la “cultura de masas”, siendo el conjunto de pensamientos y preferencias de un determinada sociedad durante una etapa de la historia. Es así que la influencia de la música electrónica se empieza a extender, y gracias a ella se desarrollaron géneros como el house, el new beat y el techno.

Luego, durante los años noventa, se utilizó para denotar la diferencia con aquellos géneros que estaban limitados a la “escena rave”. Un término que empezó a ganar reconocimiento principalmente en Inglaterra, y que involucra fiestas donde el baile es una parte esencial. Está asociado al consumo de drogas psicodélicas y el uso de luces tipo estroboscópicas, las cuales estimulan los sentidos agudizados por los químicos ingeridos.

La presencia de la electrónica en la cultura popular se ha ido fortaleciendo en los últimos años, habiendo muchos artistas del género pop que la han impulsado hasta convertirse en una parte esencial de la época en que vivimos. Sin embargo, en algunas zonas sigue estando fuertemente asociada al movimiento underground, mientras que por otra parte ha servido para crear géneros como el electro house y el reggaetón. No cabe duda, que su fama seguirá aumentando, más aún si se toma en cuenta que celebridades, como Madonna o Jay-Z, han integrado varios elementos característicos de la música electrónica en sus discos con mejores ventas.